REUNIFICACIÓN DE DEUDAS Y PRÉSTAMOS

REUNIFICA TUS DEUDAS A UNA SOLA CUOTA
deudas, unificar, reunificar deudas, prestamos

Es importante librarte de las deudas, ya que si llegas a tener grandes deudas puedes perjudicar tu historial financiero o incluso perder tu vivienda. Pero todo problema tiene solución, millones de personas han transformado sus deudas en una experiencia de aprendizaje y han sido capaces de pagarlas por completo.

La consolidación de deudas es una de las soluciones para conseguir librarte de todas tus deudas.

¿Qué es la reunificación de deudas?

La reunificación o unificación de deudas es un proceso que te permite convertir todos tus pagos mensuales en un pago único inferior a la suma de todos tus pagos mensuales actuales, de ahí el término consolidar o unificar, porque agrupa todas tus deudas en una.

Para poder llevar a cabo la consolidación es necesario que seas el dueño de alguna propiedad, aunque esté hipotecada. La unificación consiste en hipotecar tu propiedad o renegociar la hipoteca que tienes actualmente para pagar tus otras deudas. También hay empresas que conceden préstamos para realizar la consolidación, pero hay que ser muy cuidadoso si se toma esta vía.

Al cancelar las otras deudas, y puesto que el tipo de interés de las hipotecas es mucho más bajo que el de los préstamos personales, tarjetas de crédito, etc., ahorras mucho dinero en intereses, por lo que tu deuda se reduce. Al reducirse tu deuda la única cuota mensual que tendrás que pagar tras la reunificación normalmente también es más baja que la suma de todo lo que pagabas antes.

En definitiva, lo que consigues con la reunificación de deudas es convertir todas tus deudas actuales, ya sean a largo o a corto plazo, en una deuda única menor y a largo plazo, y con ello, pagar menos cada mes.

 

Tipos de deudas que se eliminan con la consolidación de deudas

Los préstamos para consolidar deudas normalmente se conceden para pagar alguna de las siguientes deudas:

  • Deudas de tarjetas de crédito.
  • Deudas médicas.
  • Deudas de tarjetas concedidas por entidades comerciales.
  • Préstamos personales.
  • Préstamos para estudios.
  • Cheques rechazados.